El Oro de Abarán. ¿Leyenda o verdad?

12118718_536330043192816_4407597357568204902_nLas minas de oro en las sierras de Abarán, Cieza y Ricote
Dice un refrán que “cuando el río suena, agua lleva” y eso debieron de pensar los que creían en la posibilidad de encontrar oro, en una sierra con ese mismo nombre. La Sierra del Oro
La Sierra del Oro o del Lloro, está situada entre los pueblos de Abarán, Cieza y Ricote.
El topónimo “Oro”, lo encontramos ya a finales del siglo XVI y el del “Lloro” aparece en muchos documentos del siglo XIX.
Estos nombres vienen, uno por la leyenda que existe sobre el metal precioso en la sierra y el otro por el llanto de los moros al abandonar estas tierras tras la Reconquista, cual Granada se tratase.
Resulta curioso que esta combinación toponímica, también se repite en otros lugares fuera de nuestra Región. Como en el noroeste de Valencia, con la Muela del Oro o del Lloro.
12191918_536330319859455_1169111813498146670_nLa existencia de oro, la atestigua fray Pablo Manuel Ortega, en su obra Chorográphica en el siglo XVIII. Donde también cuenta la existencia de una senda llamada “del oro” que baja del Collado del Portazgo. Cierta o no esta historia del “oro de Abarán”, los vecinos de la localidad se lanzaron en los años 20 a la búsqueda “del dorado”.
La Sociedad Virgen del Carmen, contrató un minero profesional de La Unión, para que abriera una galería en el barranco del Infierno. Más tarde se abrió otra galería, de unos 100 metros, a la que se llamó mina de San Joaquín, la cual aún puede verse. También está el pozo “de los ciezanos” o “el de las Piedras Negras”.
Unas cazoletas talladas en piedra de origen……………también se relacionan con el oro. En ellas se dice, que se picaba la piedra para poder extraer las pepitas de este preciado mineral.
Cuando llegó la Guerra, todo quedó paralizado y olvidado. Pero aún hay vecinos que creen sin lugar a dudas, en la existencia del oro de Abarán.minas de hierro
Fuente: Murcia, palmo a palmo II. Crónica de las Ciudades y Pueblos de la Región
Fotos: Caramucel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *