EL AUTOGIRO: aterrizaje centenario

El proyecto consiste en diseñar y construir una réplica del autogiro C-30 a escala 1/1 con la finalidad de conmemorar la obra del murciano Juan De La Cierva en el próximo I Centenario de su primer vuelo (año 2023).

Para ello realizaremos el modelo C-30 original, ligeramente modificado con el uso de algunos materiales actuales, ubicarlo en un lugar adecuado, exponerlo y difundirlo para generar interés en la cultura aeronáutica y rendir el homenaje que el genio Juan de la Cierva merece.

El C-30 representa la culminación de la idea original de Juan de la Cierva, autor de la mayor aportación española a la aeronáutica de todos los tiempos y padre del ala rotatoria.

Es un proyecto histórico, técnico, aeronáutico, artístico y apasionante. Es cultura aeronáutica.

JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO

El IES Sanje de Alcantarilla está ubicado en una Región muy ligada a la aeronáutica, muy cerca de la Base Militar Paracaidista de Javalí Viejo, y próximo a la Academia General del Aire de San Javier. En el municipio de Alcantarilla, se ubica un polígono industrial con una industria auxiliar de mantenimiento aeronáutico, hacia dónde se encaminan algunos de nuestros alumnos.

 Además, la Región de Murcia, tiene el privilegio de ser la cuna donde nació el creador, inventor e innovador murciano D. Juan De La Cierva Codorníu, creador del autogiro y precursor del helicóptero. De La Cierva, a la edad de 16 años logró construir y hacer volar un “avión biplano” que recibió la designación de BCD-1 y fue apodado “el Cangrejo” con piloto y pasajero a bordo. D. Juan De La Cierva hizo cuatro intentos, desde 1920,todos ellos, personales y pagados de su bolsillo, para lograr hacer despegar verticalmente el ingenio aéreo. En 1923 el éxito se produjo cuando un prototipo denominado Juanito C-30 consiguió que en el aeródromo de Getafe, se diera “un salto” de 183 metros, lo que demostró la validez del concepto del autogiro.  La teoría de helicópteros actual sigue siendo una evolución de la de Juan de la Cierva, por lo que lo más apropiado es decir que Juan de la Cierva es el padre del Ala Rotatoria, y el creador de la mayor aportación que España haya hecho nunca a la aviación de todos los tiempos.

Los Centros de Formación Profesional tenemos  que ejercer un importante papel dinamizador social y económico. Nuestra misión de ofrecer a nuestro entorno profesionales formados cobra más sentido si hay una fuerte implicación entre el Centro y su entorno empresarial.  

Así mismo, cuando el proceso de aprendizaje se da a través de la participación activa, el alumno se implica y realiza un trabajo práctico, aumenta su capacidad de concentración, asimila los conocimientos teóricos, está más atento y receptivo,  por tanto aprende.

Queremos conseguir que los alumnos adquieran no sólo los conocimientos  sino  también la seguridad y destreza adquiribles solo a través de la práctica real.

Existe un gran entusiasmo, por parte de profesores y alumnos, en afrontar mayores retos relacionados con la Soldadura y Calderería y sus nuevas tecnologías, tan extendida en todos los ámbitos de la formación y la educación, como en la vida cotidiana. Participar de este tipo de proyectos nos aportaría los recursos necesarios para acometer nuevos y más exigentes desafíos, poder formar y preparar mucho mejor a nuestro alumnado, enriqueciendo su experiencia, tanto mediante la movilidad con alumnado y profesorado de otros centros como por la motivación a emprender nuevos proyectos asumiendo y corrigiendo errores. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *