“LA ORILLICA DEL QUIJAL”, EL HALLOWEEN A LO MURCIANO

La víspera de “Tosantos” y el mismo día 1 de noviembre, era costumbre, en el antiguo Partido de San Benito, (Patiño, Huerta de Murcia) que los zagales, con un capacico, salieran pidiendo “la orillica del quijal”. Llegaban casa por casa con la repetitiva cantinela: “la orillica del quijal si no me la das te rompo el portal” .
Cuentan, que los más gamberros decían: “La orillica el quijal, si no me lo das me meo en el portal”…. y se meaban!!!
La “orillica del quijal”, no era otra cosa que lo que se criaba “en los quijeros” de los bancales, es decir, frutos extra de la cosecha. Exquisiteces huertanas que en tiempos menos boyantes eran gloria bendita, cáquiles, níspolas, coronas de pipas, moniatos, panochas de panizo moruno, dátiles, granás, membrillos y membrillas, higos verdales, mandarinas, las brevas …y los huesos de Santo, componían los presentes de la “orillica del quijal” una costumbre preciosa que nunca debió dejar paso al moderno Halloween, que aún siendo casi lo mismo, no forma parte de nuestra cultura popular.

La verdad es que es una preciosa costumbre hoy pérdida. Aunque aquello era el “precursor” del célebre “truco o trato”, es muy curioso que en aquel siglo XIX y comienzos del XX se hiciera algo similar con miles de kilómetros por enmedio y sin relación aparente alguna.

Es tiempo de enseñar a los zagales, y a los no tan zagales, que estamos en la época de las coronas de pipas, de moniatos asaos, de tostones de panizo moruno, de carne de membrillo, de níspolas, de cáquiles, de higos verdales, de dátiles, de granás, de crisantemos y mocos de pavo, de mariposas en aceite, palomitas de maíz y anís seco, de gachas con arrope y calabazate…… de la “orillica del quijal”.De contar, de transmitir, de enseñar que los Auroros, es el legado cultural/religioso más importante de la cultura popular de nuestra tierra. Es tiempo de que agrupaciones tradicionales y folklóricas se dejen “de un lao hallowwen!!” fiestas mal copiadas de otras culturas y que nos dediquemos a nuestras “cosicas”, que si nosotros no las defendemos, no va a venir nadie de fuera a conservarlas y transmitirlas. Ahí es donde tienen mucho que ver los colectivos folklóricos y huertanos en conservar nuestras cosas y no dar paso a intromisiones forasteras….Además, en las casas de la Huerta de Murcia, desde tiempo inmemorial, para el día 2 de noviembre, festividad de todos los fieles difuntos, se prepara la cama con las mejores ropas porque, según la tradición, las ánimas vienen ese día a descansar….
Texto y fotos: Francisco Javier Nicolás Fructuoso
Foto de bola anís: José Tornel Céspedes

11 comentarios

  • Juan M. Martinez Saura

    Nosotros cogiamos los chorretes de las velas, saltando por encima o por donde podiamos, de las lapidas y las cambiabamos en la puerta del cementerio a los vendedores ambulantes por nispolas o manzanas caramelizadas rojas. Agua pasada no mueve molinos

  • Trifon Abad

    Me ha gustado mucho.Me recuerda mi infancia en Archena,donde el día uno era visita obligada al cementerio.
    Los niños pediamos dinero y salíamos a los puestos a comprar dátiles,higos secos y arrope o boniatos cocidos con azúcar y canela.
    Ahora todo ha cambiado a peor

    • Lucas

      Estas fiestas foraneas, apenas llevan 20 años con nosotros y ya se han adueñado y extinguido a estas otras, como la de la Orillica del QUijal..

  • M. Carmen Hernández Fernández

    Importamos ,todo lo malo y feo y lo nuestro no lo conservamos ,como no es moda (!!,estamos educando a nuestro hijos y nietos ,en otras culturas que no son nuestras ,están bien como información pero NADA MAX

  • Cayetano Marín Moreno

    En verdad, es una pena que esa tradición de nuestros abuelos y antepasados, que era tan bonita, sana y huertana no la conservemos, y sin embargo hemos adoptado esta fiesta tonta fea y macabra de hallowen…..no lo entiendo como murcianico

    • Lucas

      Estas fiestas, creemos que nos las imponen los grandes centros comerciales…y al final se quedan.

  • Francisco Javier Nicolás Fructuoso

    Aparte de casi todas las fotografías, los textos, salvo alguna frase suelta, que en algún caso nada tiene,que ver con esta tradicion, los “huesos de santo no son tradicionales en la Huerta y menos en “la orillica del quijal”, son míos, Francisco Javier Nicolás Fructuoso.

    • Lucas

      Francisco, ya lo hemos modificado.Eres el autor (te pedí permiso)del texto y fotos, excepto una de ellas. Gracias por todo..